La visita de Metric a México era bastante esperada, no sólo por la banda en sí (cuyos fans aquí están en aumento) sino también porque representaba el primer concierto del 2012. La expectativas eran muchas, tomando los dos factores anteriores, eso, sumado al hecho de que iban a tocar en el Auditorio Nacional, un lugar que para muchos era demasiado para ellos. Y un poco así fue, se tuvieron que cerrar los dos pisos superiores para que el Auditorio luciera “lleno”.

Se anunció que Chikita Violenta, el grupo encargado de abrirles empezaría alrededor de las 8 pm para que Emily Haines y compañía salieran al escenario a las 9 pm. Cumpliendo con esto, se apagaron las luces y salió Metric, comenzando el concierto con “Black Sheep” (canción incluída en el soundtrack de Scott Pilgrim vs. the World, que a su vez, les ha ganado bastante reconocimiento), le siguieron “Satellite Mind” y “Hustle Rose”. Emily compartió su característica energía con el público desde el primer momento, tratando de conectar y animar a una audiencia un poco apática. Esa apatía se transformó en un ligero entusiasmo cuando la banda tocó la conocidísima “Help I’m alive”. Después de este momento, Metric siguió con canciones como “Twilight Galaxy”, “Gimme Sympathy”, “Dead Disco” y “Empty”, a la que le agregaron un pequeño tributo a Beastie Boys cantando en partes “You gotta fight for your right to party…”. También tocaron un cover de la canción de Neil Young “Hey, Hey My, My”.

La primera parte del concierto terminó con “Stadium Love”, después de un descanso, Metric regresó para tocar “Monster Hospital” y después cerraron sólo Jimmy Shaw y Emily tocando una versión acústica de “Combat Baby”.

El mood general del concierto fue un poco extraño, por parte del público más que nada pero Metric ofreció un buen show. La presencia de Haines en el escenario es maravillosa y tanto Shaw como Josh Winstead y Joules Scott-Key son músicos excelentes. Si bien el giro “más rockero” que ha tomado la banda últimamente ha causado un poco de furor en algunos nuevos seguidores y un poco de escepticismo en los fans más viejos, Metric fue capaz anoche de poder conciliar ambos sonidos y de crear una buena experiencia, sentando la pauta para lo que será,en definitiva, un gran año para los conciertos en México.

 

 

»

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

FLYERS: