Por Andrea López

@conejoazulorama

Antes que nada es importante sentar los precedentes: Durante 2010, Wikileaks causó efervescencia en internet con los diferentes cables que difundieron, poniendo en jaque a diversas instituciones a nivel mundial. A su vez, la organización Anonymous se encargó de sacudir lo suficiente como para también crear un foco rojo que el Gobierno de los E.E.U.U. miró con mucha atención. Aunado a esto, para el mundo están más que presente las diversas movilizaciones que dieron pie a las revoluciones del 2011, mismas que sucedieron gracias a las redes sociales.

 

Tomando en cuenta lo anterior es importante preguntarse ¿cuál es la verdadera importancia de la Ley SOPA y las demás leyes que se proponen a partir de ésta?

 

Su intención principal es detener la piratería en internet y proteger los derechos de autor de las obras que circulan en la red. Recordemos por favor que esto no es un problema reciente, es una cuestión planteada desde hace ya varios años a partir del surgimiento y apogeo de Napster. En general, busca proteger y ayudar a cualquier obra intelectual a nivel internacional.

 

Ahora bien, en el caso de México, Federico Döring ha propuesto una ley “similar”. La famosa “Ley Döring”, según la explicación del propio senador a Denise Maerker en una entrevista: “busca que nadie se meta con su correo electrónico, que nadie se meta con páginas de internet, que no haya censura de los contenidos de internet, que el gobierno no meta a la cárcel a la gente porque tenga una descarga ilegal en su computadora…” A lo que Maerker (y muy probablemente ud., estimado lector) pregunta: ¿Qué es una descarga ilegal? En estricta teoría y para estos fines, se trata de toda aquella copia que se haga de algo que está protegido por Derechos de Autor y por la cual no se haya pagado.

 

Por otro lado, el mismo Döring explica que su ley no busca sancionar, sino que pretende informarle al usuario de internet cuando incurra en una acción ilegal (una descarga ilegal, pues) para invitarle a no volver a hacerlo… Entonces ¿cuál es el sentido de crear en México una LEY que “invite” a los usuarios de internet a no descargar contenidos de forma ilegal?

 

Teniendo esto en cuenta, es importante ponerse a pensar en qué radica la verdadera importancia de estas leyes y cómo nos afectan. Una de las medidas más polémicas que proponen SOPA/PIPA es la posibilidad de perseguir incluso fuera de los E.E.U.U. a las personas que violen la ley en este sentido, implicando que entonces (de alguna manera) se convierte en una ley internacional. A su vez, existen una serie de huecos, fallas, loopholes o como quieran llamarlo que es justo en donde entran varios puntos que causan alarma general. Para empezar, con el fin de poder identificar la fluctuación o descarga de archivos, sería necesario que existiera un órgano que pudiera tener acceso a nuestra dirección IP y su actividad. Esto tiene varias obvias implicaciones, mismas que considero, sobra decir en este escrito. Por otro lado, es importante señalar que hay algunas cosas que claramente están definidas como ilegales pero otras que no. Tal es el caso de los archivos que se pueden intercambiar con servicios como Dropbox, en donde el usuario decide con quien compartir qué tipo y cantidad de archivos, como si fuera un regalo o un préstamo incluso (en algún punto se puede optar por no permitir que la persona con la que se comparte la carpeta no pueda quedarse con copias de los archivos intercambiados) ¿Sería entonces ilegal compartir con quien yo decida algún disco que yo he comprado?

 

De igual manera, tendría que existir un organismo que regule lo que es o no legal en internet y he aquí, señores lectores, la cuestión que yo considero más importante o al menos digna de reflexionar. Se trata esto, como YO lo veo, del principio de una policía del internet. Sí, una especie de policía que buscaría que se respetaran los derechos de autor, mismos que son bastante pisoteados periódicamente incluso desde el momento en el que no se le da el crédito a alguien por la creación de algo, ya sea un texto, una ilustración o una foto, ejemplos que ven diario en las diferentes redes sociales, pero también sería el principio para empezar a regular qué información y qué tipo de cosas se colocan en la red, quien puede tener acceso a ellas, qué uso se les puede o no se les puede dar a este tipo de cosas, de qué manera se puede interactuar en internet y así sucesivamente…

 

Si bien entonces, un considerable número de usuarios se ha unido a las protestas de diferentes dominios, creo que es prudente que esto se haga siendo consciente de las diferentes implicaciones que SOPA y sus leyes hijas tienen. No, no es que ya no se puedan bajar discos ni pornografía ni entrar a Cuevana a ver películas, se trata de una serie de pautas que evidentemente pretenden restringir el internet como lo conocemos hoy en día.

 

»

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

FLYERS: