Hace poco fui por primera vez en mi vida a la celebración de unos XVI. El espectáculo fue maravilloso: coreografías de la Bella y la Bestia, maquinas de humo, arreglos florales de plástico, entrada mágica, un vestido con más pedrería que la Pedrera de Gaudí y el clásico menú de salón de eventos. La verdad que esa fiesta había dejado -al menos para mi- la vara quinceañera muy alta y dudé -tonto yo- que nadie de esa edad podría -al menos en muchos años- superar la calidad visual de la fiesta.

Estaba muy equivocado. Quizás no tenga la técnica precisa y meticulosa; pero tiene una madurez y una potencia visual sorprendente [así lo diría mi novia: IN-CRE-I-BLE].
La mayoría de su trabajo son autorretratos: mucho contraste y un tratamiento digital avanzado para una chica que no tiene estudios formales más que los tutoriales en internet.

Cristina Otero, sin duda, es la chica de 15 años por excelencia.

@bolihope


»

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

FLYERS: