Las piscinas siempre han sido un lugar mágico, recreativo y familiar. Un espacio de confort veraniego y maternal, de expresión corporal y de exhibicionismo donde se salta, se sumerge y se escala. Un olor permanente a cloro y coco. Baños mojados. Trampolines. Camastros y bikinis. Dolor de estómago y papas a la francesa.
Karim Laval es una francesa buena onda que explora a través de su serie “Poolscapes” las fricciones entre la realidad y la imaginación de la compleja relación del humano con el agua. Con una saturación propia del cloro, una división clara entre el mundo del ascenso y el mundo sumergido, logra cabalmente transportarnos a un mundo en el que si nos dejamos llevar, les aseguro que nos ahogará.

Aguanto la respiración.

@bolihope

»

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

FLYERS: