El actor Ryan Gosling encarna a un personaje que  lleva una doble vida: por el día es un chofer especializado en cine, mientras que en la noche se convierte en conductor de fugas. Sin importar exactamente de qué se trate, él siempre se siente feliz al volante; todo esto lo logra con ayuda de su jefe y mentor, Shannon (Brian Cranston), quien además de buscarle directores de cine y televisión, le consigue ladrones para poder llevar a cabo su trabajo como chofer de fugas.

Bajo la dirección de Nicolas Winding Refn, se lleva a la pantalla grande una envolvente historia realizada cuidadosamente con toda la intención de mantener al espectador sin parpadear y envolviéndolo en la trama, gracias a la narrativa visual nos mantiene 102 minutos sin parpadear.

Drive ofrece un film en el que el silencio es poseedor de gran poder, pues sin necesidad de diálogos largos la historia es clara y envolvente. Otra de las características del filme, es que el nombre del personaje nunca es revelado, así pues, con silencios prolongados y un protagonista hasta cierto punto anónimo el director dice homenajear con su cinta a su colega Alejandro Jodorowsky.

A pesar de ser una película que tiene opiniones divididas acerca de su calidad, la cinta anduvo en alguno que otro festival, teniendo una gran aceptación entre el público a pesar de contar con pocas copias, en comparación con otras películas.

Su hipnótica banda sonora, acompañada de perfectos encuadres y cautivadoras tomas aéreas, crean sin duda una película que no puedes dejar de ver, ya que además de ofrecer una buena historia con una excelente narrativa es una reflexión entre la delgada línea divisoria entre la vida y la muerte.

Brenda Ibarra A.

@brenchbrench

»

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

FLYERS: