Por Andrea López

@conejoazulorama

Hablar de la importancia de la música en la vida de las personas es un poco redundante pero quizás sí sea necesario establecer la importancia de compartirla en algún momento particular o con alguna persona especial. Antes hacíamos mixtapes, ahora hacemos playlists pero independientemente del cambio de formato, la relevancia, la dedicación y el sentimiento, son los mismos.

 

Justamente, son las playlists las que sirven como eje principal para Nick & Norah’s Infinite Playlist (2006), coescrita por Rachel Cohn y David Levithan (E.U., 1968 y 1972 respectivamente). La  mayoría de la gente debe de conocer la película, protagonizada por Michael Cera y Kat Dennings y estrenada en 2008 pero poco se sabe de que hay un libro antes. El libro tiene como narradores a los dos personajes principales y cada capítulo está enfocado en alguno de los dos. Es así que el libro presenta la perspectiva de un chico y de una chica, resultando empático para el lector.

 

La historia se ubica en Nueva York y cuenta la historia de Nick, quien se encuentra descorazonado después de su ruptura con Tris, su novia, y Norah, quien es compañera de escuela de Tris. A ambos los unen su pasión por la música y sus gustos y una noche de fiesta por los clubes de NY, buscando a su banda favorita y a la mejor amiga de Norah, que está perdida y borracha. Si bien es un libro que no tiene ninguna complejidad ni madurez intelectual, es bastante agradable. La prosa es sencilla, tiene buenas y continuas referencias musicales y está bien escrito (en el sentido de las dos voces narrativas). Otro detalle interesante es que los agradecimientos de los escritores están escritos como si fuera una playlist, justamente, en donde dedican una canción a cada persona. Una historia de amor coqueto entre adolescentes pero bueno, aquí la moraleja es que tanto en este libro como en la vida misma, lo que importa es la música.

 

»

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

FLYERS: