LA CARGA

CARMELA GROSS
(30 de mayo - 29 de julio, 2012.)

 

 

El Museo Experimental El Eco es un lugar de encuentro para las artes. El museo busca ofrecer varios contextos para prácticas artísticas y el desarrollo de conocimiento cultural. Enfatizando el experimento, la emoción y el pensamiento interdisciplinario, el espacio se inspira continuamente en su arquitectura única y los diversos intereses conceptuales de su fundador, Mathias Goeritz.

Carmela Gross (San Pablo, Brasil, 1946) comenzó a trabajar en la década de los sesenta. Desde el inicio de su carrera ha producido obras que problematizan y reaccionan a situaciones sociales, dirigiendo una crítica hacia cuestiones políticas y estéticas. Su obra emerge de un entendimiento del campo de acción del arte y se expande al espacio público y la vida urbana.

Ésta es la primera muestra de Carmela Gross en México, que consiste en una selección de obras que establece un diálogo formal y conceptual con el espacio del museo y activa una serie de operaciones estéticas y un diálogo relacionado con el legado del modernismo en América Latina.

 

 

Museo Experimental El Eco

En 1952, el artista Mathias Goeritz conoce a Daniel Mont, empresario mexicano interesado en proyectos relacionados con restaurantes, bares y galerías de arte. Este mecenas comisiona a Goeritz la edificación de un lugar que articulará una nueva relación entre sus intereses comerciales y el espíritu de vanguardia de algunos actores culturales de la época, con la intención de encontrar algo diferente a lo establecido. Bajo la premisa “haga lo que se le dé la gana”, Mathias Goeritz edificó El Museo Experimental El Eco en la calle de Sullivan de la Ciudad de México. Fue diseñado como una estructura poética cuya disposición de corredores, techos, muros, recintos y vanos llevaban a sus visitantes a reflejar su experiencia del espacio en un acto emocional; éste concepto desafiaba los intereses -cada vez más dominantes- del Funcionalismo durante esta época. Al basar su diseño en el Manifiesto de la Arquitectura Emocional, inspirado también en la experiencia religiosa y la arquitectura Gótica y Barroca, Goeritz concibió al edificio como una escultura penetrable. Este espacio permitió a su creador y a su benefactor la creación de una plataforma para las artes sin precedentes en el contexto del arte mexicano e internacional de los años cincuenta.

 

 

 

Sullivan 43 Col. San Rafael Del. Cuauhtémoc, México D.F.

eleco.unam.mx

fotos por @dj_tho

 

»

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

FLYERS: