por Helena Hernández
.

.
El hacer de este artista y animador checo combina el amor por lo mórbido, lo cárnico y lo objetual en un discurso surrealista. Como animador sus inspiraciones se centran en la pintura. La obra de Archimboldo ha influenciado de tal manera sus animaciones que se evidencia en Dimensiones del dialogo de 1982.
.

.
Este libro nos retrata un Švankmajer desde su médula y lo desmenuza para darnos a conocer a un hombre al que se le negó la presentación de su trabajo durante años por su posición política en contra de los intereses del gobierno de su país. La subversión, el fetichismo y el tactilismo que sus elementos y objetos viven en sus animaciones crean un mundo de collage en el que la libertad y la manipulación se confrontan.
.

.
Švankmajer es un coleccionista de cosas y muchos de sus objetos terminan teniendo papeles centrales en sus animaciones, sin embargo, en su trabajo también combina actores. Un ejemplo de lo anterior son las películas “Alice” que es la interpretación de “Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll” y la tragedia alemana “Fausto”.
.

.
Según el artista, la imagen movimiento tiende más a la realidad (a la apariencia de la realidad). Cuanto más se sumerge una persona en lo fantástico, mayor necesidad tienen de una forma realista y es este acercamiento lo que se da el mayor carácter subversivo a las películas. El sinfín de utensilios diarios, herramientas y fetiches son animados para crear una experiencia onírica. En las palabras del propio autor: “La animación no consiste en hacer que se muevan las cosas muertas sino en reanimarlas. O mejor, en darles vida. Antes de reanimar un objeto en una película tuya intenta comprenderlo pero no a través de su vida utilitaria sino de su vida interior”.

Así pues leemos en el libro textos del artista de contenido político-artístico, una entrevista que Peter Hames le hace a Švankmajer y más de un centenar de imágenes de su obra y la de su esposa Eva Švankmajerová (quien colaboró en sus animaciones); en conjunto nos acercan a los motivos, impulsos y obsesiones de dicho autor.

»

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

FLYERS: