Al término de la primera Guerra Mundial la Europa sobreviviente se sentía abrazada por la muerte y la devastación; esto significó el comienzo de una serie de transformaciones que, inscritas en la nostalgia, provocaron en los artistas el deseo de re-vivir la existencia que les podría ser arrebatada de un momento a otro. La poesía, en muchos casos, fue la nueva herramienta para poder sobrevivir en un mundo convulsivo, y se convirtió en el arma que se fabricó a partir del deseo de manifestar la inconformidad contra las “racionales” estructuras de poder





Partiendo de un principio hidrodinámico, formulado en la física de Pascal, los vasos comunicantes son recipientes comunicados entre sí, generalmente por su base. En cada uno de los continentes, el contenido alcanza el mismo volumen. Este principio fue reformulado por André Breton y es el concepto central que permite plantear en esta exposición los nexos entre artistas y pensadores europeos y americanos, definiendo al Surrealismo como una vanguardia que permitió que Europa y América alcanzaran el mismo nivel de enunciación en sus propuestas plásticas. Este principio físico nos permite mostrar el proceso por el que dos o más continentes, unidos entre sí, siempre aspirarán a tener el mismo nivel de importancia en una enunciación de muchas voces, ya que en la historiografía del arte, América permanece con frecuencia como el continente relegado. Ante los contactos de Breton y de otros surrealistas con un universo cultural distinto al suyo, ante la asimilación de los principios surrealistas elaborada por artistas latinoamericanos, planteamos que el Surrealismo es el tubo que une a los continentes (entendidos en ambos sentidos: el geográfico y el físico) y, por tanto, la vanguardia que le permite a América adquirir el mismo nivel de enunciación plástica que Europa





En el marco de su programa de exposiciones temporales el Museo Nacional de Arte presenta la exposición Surrealismo. Vasos comunicantes, con la finalidad de divulgar un fenómeno histórico que determinó la creación artística en el continente europeo y en América.
Con colaboración de colecciones extranjeras como la del Centre Georges Pompidou-Museo Nacional de Arte Moderno de París, e instituciones mexicanas y extranjeras, una selección de obras pertenecientes a colecciones institucionales y privadas de México, Estados Unidos y Europa. Se mostrarán al público alrededor de 120 ejemplos de obras surrealistas, en los cuales se incluyen pinturas, fotografías, esculturas y fragmentos fílmicos de artistas que fueron figuras clave para la emergencia de este movimiento.




»

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

FLYERS: