“El artista visual Rodrigo Suárez y su obra”

por Helena Hernández

Es difícil encontrar a Rodrigo sin su bicicleta, el transporte público lo abruma y no aguanta manejar en la ciudad así que lo mejor para él es rodar, ser más libre como él dice. Rodrigo quiere entender su cuerpo y su mente. Como artista nómada, el viaje lo hace su cuerpo y a través del psicoanálisis desenvuelve su ser y se descubre. Consciente de su contexto, se cuestiona a sí mismo, autocritica su razón y hace propuestas desde su posición como artista visual y habitante del mundo.

Armado con plumas, lápices y un cuaderno de dibujo, Rodrigo es un samurái sin espada. En sus cuadernos de apuntes, sus líneas cuentan historias personales a partir de las cuales surgen sus obras. Su última pieza: “The Whore, the Wolf and the Samurai” es una triada en la que los elementos dan la pauta para un sinfín de lecturas; las posibilidades interpretativas parecen no terminar aunque solamente él conoce su proceso de conocimiento interno.

Su quehacer artístico lo procura siempre, no hay día que no se someta al rigor del arte. La línea le permite materializar sus monstruos y sus seres irreales; los presenta vinculados a él mismo, en muchas ocasiones los elementos se unifican y mutan. A diferencia de él, su obra no es joven, su factura y discursos son de un artista consolidado, ha ganado premios en el extranjero y en territorio mexicano; sin embargo, la frescura de su actitud ante la vida se refleja en sus piezas.

Su obra ha sido expuesta en México, España y Polonia.

“The Whore, the Wolf and the Samurai”

“La estupidez del tiburón”


“Estudios sobre (el amor) los pulpos”


flickr

reminiscenciasdel33

»

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

FLYERS: